Ayudemos a que esto pase

La historia del mundo ha estado marcada por grandes crisis, meteoritos, enfermedades, guerras, depresiones económicas… Y aunque la población mundial ha salido siempre adelante, no es fácil para todos mantener la serenidad cuando estamos en medio de una de ellas. Sin embargo, debemos intentarlo, ayudemos a que esto pase.

La obligación de no poder salir de casa no es fácil de cumplir, sobre todo en un momento en el que el ritmo de vida que llevamos nos empuja siempre hacia afuera, por trabajo, para quedar con amigos, compras, diversión, etc. Pero, como dice el dicho, si del cielo te caen limones, haz limonada. Intentemos encontrar el lado bueno de permanecer en casa, revisar cómo estamos llevando nuestras vidas, la relación con nuestro trabajo, familia y amigos, lo que comemos y lo que hacemos en beneficio de nuestra salud física y emocional.

«Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo»

También es un buen momento para valorar todo lo que, de manera individual, podemos hacer para mejorar el bienestar colectivo. Es importante actuemos con coherencia y conciencia, que los pensamientos, sentimientos y palabras de todos estén alineadas en los mismos pasos: contribuir a que esto pase sin que el miedo nos paralice. Aunque cueste creerlo, todo lo que hagamos de manera individual, en nuestras casas, si actuamos con consciencia y buena voluntad, repercutirá positivamente en la solución de ésta situación.

Tal vez tú eres como yo, necesitas que te den consejos prácticos y concretos de acciones que puedes llevar a cabo, es por ello que hemos preparado esta pequeña lista. Puedes enriquecerla en los comentarios, para rePASos todas las ideas son válidas. Te sugerimos:

  • fortalecer tu sistema inmunitario alimentándote lo mejor posible. Ahora que lo que nos sobra es tiempo para estar en casa, puedes preparar con calma alimentos nutritivos. Procura consumir frutas y verduras lo menos procesadas posible. Intenta volver a lo sencillo, a la pureza de las legumbres. Y si te gusta la jardinería, puedes comenzar tu huerto urbano. No necesitas mucho, unas cuantas macetas en tu balcón pueden proveerte de alimentos sanos y mucha satisfacción. Por mi experiencia personal, puedo decirte que la lechuga y los tomates cherry se dan genial, incluso si comienzas desde las semillas.
  • fortalecer tu sistema nervioso no solo cuidando tu alimentación sino mejorando tus hábitos cotidianos. Procura hacer ejercicio y mantener tu mente activa con lecturas o pasatiempos diferentes. Consume alimentos que contengan ácido grasos esenciales (salmón, aguacate, almendras, aceite de oliva, brócoli, semillas de lino), calcio (huevo, sardinas, almendras, productos lácteos, vegetales, chocolate) y vitaminas del complejo B (levadura, moluscos, nueces, cereales, vegetales, queso, yema de huevo). Evita excederte con el café, el té y las golosinas.
    Haz 30 0 40 minutos de ejercicio todos los días. Elige una actividad que te guste: bailar, hacer pilates, practicar yoga, zumba, ejercicios de estiramiento, o cualquier otra que se te ocurra. Toma un poco de sol a diario, aprovecha esos momentos en los que abres la ventana para ventilar y deja que el calor del sol bañe tu rostro; no olvides usar un protector solar. Escuchar música, leer, escribir, pintar y jugar ajedrez son excelentes pasatiempos para cuidar de tu cerebro y fortalecer tu sistema nervioso. Además, hacer cosas nuevas de vez en cuando, y salirte de «lo tuyo» también te resultará muy beneficioso. Aprende o practica la meditación. Aprende un nuevo idioma, resuelve sudokus y crucigramas, pon a prueba tus habilidades motrices finas con las manualidades… Pon tu cerebro a trabajar con algo nuevo.
  • fortalecer tu sistema respiratorio. Aprende a hacer respiraciones diarias de manera consciente, a inhalar y exhalar correctamente, con calma, para expandir tus capacidades pulmonares, con 10 o 15 minutos diarios es suficiente. Si fumas, intenta reducir su consumo, y si no fumas, no caigas en la tentación.
  • fortalecer el sistema circulatorio dejando de fumar, reduciendo la ingesta de grasas saturadas y tratando de no permanecer sentado por períodos prolongados. Practica yoga, aumenta los niveles de ácidos grasos omega-3 consumiendo salmón, sardinas, atún, col rizada, kale y/o suplementos que contienen ácidos grasos omega-3. Procura Mantener los niveles de hierro balanceados, acompaña un buen plato de lentejas con un vaso de zumo de naranja, por ejemplo.

No te dejes invadir por el miedo, informarte en fuentes fiables, evita la sobreinformación, quédate en casa, únete a iniciativas a distancia que colaboren con el bienestar colectivo, mantén el ánimo arriba. Y recuerda que es fundamental que, entre todos, ayudemos a que esto pase.

#hagamosquepase

Gigil

¿Tienes algún comentario?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Suscríbete