Descubriendo a Nina

Nina Proudman, mujer, obstetra, hija, hermana. Su vida familiar es ¿animada?, sí, llamémosla así. Su vida amorosa… está trabajando en ello. Su mente no para, se plantea y replantea sus decisiones intentando, sin conseguirlo, mantener el control. Esta serie australiana tiene todo para hacerte pasar momentos inolvidables. Descubriendo a Nina. Título original: Offspring.

He de reconocer que Descubriendo a Nina no me atrapó en el primer capítulo, creo que tampoco en el segundo. Me gusta poner una serie o una película en el ordenador mientras coso, y escogí ésta al azar, así que creo que vi los primeros capítulos sin mucho interés.

Pensé que era la típica serie ambientada en un hospital; Nina es obstetra y, para aquel momento, estaba enredada en el fin de su matrimonio, en un inusual desenlace, hay que decirlo. Creo que eso fue lo que me hizo seguir con ella.

Poco a poco Descubriendo a Nina me fue cautivando. Puede que sea por esa justa mezcla entre comedia y drama. O por el divertido lenguaje corporal de la protagonista. O quizás sea porque esta excelente serie es australiana, lo que me permite ver unas calles diferentes y esas maravillosas casas.

¿O será por el hecho de que Nina es una mujer normal? Sí, empática, sensible, romántica pero, sobre todo, normal, como yo o como, tal vez, tú, que mientras intentas comportarte de un modo aceptable ante los demás, mantienes desquiciadas conversaciones mentales contigo misma(o).

Nina forma parte de una familia también muy normal. Esto lo digo partiendo del principio de que el término «normalidad» es muy subjetivo. 

La familia Proudman

Cuando yo era niña, veía una serie que se llamaba «I love Lucy«. Pues, yo llamaría a ésta serie «I love Nina» porque, aunque si bien es cierto que en cada capítulo descubro un poco más de este peculiar personaje, amo su manera de vestir, esos extraños tics que se le escapan mientras habla, sus razonamientos y escenas imaginarias (a veces no sé si son flashbacks o escenas reales). Con Nina río, lloro, sufro, me emociono… disfruto hasta el último minuto de cada capítulo.

Ella es, y no sé si lo sabe quien creo a este personaje, Altamente Sensible. O eso es lo que yo creo después de las tres temporadas que he visto. Si te animas a verla, dime si tú también piensas que su sensibilidad es superior a la del promedio.

Y mientras lo descubres, disfruta de su excelente banda sonora. Yo ya la he buscado en Spotify, el recopilatorio que ha hecho Maggie Fugelsang (¡gracias Maggie!) es excelente.

Busca a Nina ya en Prime Video y comienza a descubrirla a través de las siete temporadas que dura esta  maravillosa serie australiana.

Gigil

¿Tienes algún comentario?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Suscríbete