Subamos la vibración, elevemos la frecuencia

Ha llegado el momento de pararnos de verdad, y reflexionar sobre qué hemos estado haciendo hasta ahora y qué debemos cambiar. Aprovechemos este tiempo de confinamiento para meditarlo, para quedarnos sólo con las acciones que de verdad nos hacen vibrar en la frecuencia adecuada.

La tierra se ha agotado, se ha cansado, el universo anda con una frecuencia mucho más alta que lo que la tierra puede soportar, ella ha ido mucho más despacio para proteger al ser humano, sin embargo, nosotros, lejos de agradecerlo y de acompañarla, hemos estado abusando del consumo de animales, de la tala de árboles, del derroche de agua, del derroche de energía…

Este confinamiento nos lleva a encontrarnos con nosotros mismos, a meditar y a pensar lo que no hemos hecho de forma coherente y justa con la naturaleza. Estos meses tienen que servir para darnos cuenta de qué vamos a cambiar a partir de ahora en nuestra vida.

Tenemos que subir de vibración, tenemos que aumentar nuestra frecuencia para acompañar a la Madre Tierra. El universo hace años que anda con una frecuencia mucho más alta, la Tierra ya no puede aguantar más y, esa frecuencia tiene que elevarla, pero somos nosotros, cada uno de nosotros, los que tenemos que elevar esa frecuencia, para que esto, que ha sido un regalo, lo valoremos y se salve.

Por medio de la oración, por medio de la meditación (si somos religiosos o si no lo somos), por medio del amor, de la tranquilidad, de nuestra armonía tanto a nivel personal como a nivel profesional. Es la única manera que nos brinda la oportunidad para subir esa frecuencia.

En septiembre volverá otro confinamiento. Esta vez ya no será una práctica, será una realidad. La tierra ha decidido que quien esté de acuerdo con respetarla, cuidarla y venerarla se quedará en ella, el que no, no tendrá oportunidad.


Los niños son los grandes guías de esta situación, lo que ellos necesitan, lo que ellos dicen, la educación que ellos demandan, lo que saben de los animales… debemos de escucharlos porque son los que, de forma natural, de manera natural, saben como comportarse y como tratar todo este regalo que nosotros no hemos sabido cuidar.


Mando este vídeo para todas las personas que quieran y que puedan empezar a vibrar en una frecuencia más alta. Es lo que se necesita para que esta civilización no acabe como otras tantas, tan importantes, que desaparecieron en la historia del mundo (la maya, la azteca, la egipcia…). Tantas y tantas culturas que no sabemos qué paso con ellas. Y a medida que se aproxima esta situación yo me doy cuenta de que realmente pasó algo parecido. No supieron ni valorar, ni valorarse, ni cuidar, ni cuidar, ni cuidarse… Y, al final, todo tiene un precio.

Gracias por escucharme.

Amaya

#hagamosquepase

PAShadas: Historias de otros PAS, recibidas a través de correos electrónicos.
Las vivencias de las Personas Altamente Sensibles son únicas y pueden acercarnos a todos los que formamos esta quinta parte. Este es un espacio que escribimos con vosotros. Puede que te sientas identificada(o) con algunas de ellas.

Nunchi

¿Tienes algún comentario?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Suscríbete